viernes, 25 de junio de 2010

Poema Nº 15 ( Cuaderno I ) * Los recuerdos

corría inventada tu vida
y se deslizaba y se hundía
en los años acumulando trabajos
siempre a contramano
escarbando en el bolsillo
para sacar unos pesos
y tomarte un café amargo
abrazándote a mujeres
que olían a besos apurados
mientras un licor barato
te ponía sentimental supiste
lo que era estar metido
con la suerte de revés
que se te negaba en cada número
así veíamos tirarte de cabeza
contra el sueldo de porquería
que nos pagaban esos matufieros
de patrones como vos decías
acomodando hojas y carbónicos
inutilizando con la guillotina
entradas de los cines
entre broma y broma sacabas
el peine del bolsillo para pegarle
a la porra de costado con esa pose
de irte a la milonga por eso
no pudimos creerle a tu hermana
que avisaba por teléfono
y al jefe que decía "un no puede ser"
largoinfinito como una catarata
de las tantas tristezas que nos
contabas a melchor y a mí
cuando te ponías serio
y ni siquiera imaginarnos mauri
que serías un pobre recuerdo
articulado alguna vez
por algún muchacho de la oficina.

J. C. Conde Sauné

viernes, 18 de junio de 2010

Cuando vi la película de Valerio Zurlini "Cronaca familiare", que aquí se difundió como "Dos hermanos, dos destinos", siempre me quedaron ganas de leer la novela de Vasco Pratolini; sobre la cual se había basado la misma. Fueron ganas, pero quedaron ahí. A veces, soy un poco indolente.
Ahora, acabo de leer "Crónica de los pobres amantes" (1947), del citado autor y es una novela admirable. Siempre digo, que es difícil leer una novela extensa donde no haya algún bache. La ficción, describe los años que precedieron al poder fascista, a su armado y adoctrinamiento; a pesar, de no ser una trama política o panfletaria. Está situada en Florencia y sus personajes principales, son algunos pequeños comerciantes, obreros y gente común, que habitan casas humildes de la vía del Corno.
Pratolini hizo un entramado, donde se cobijan las pasiones humanas y políticas encontradas. Gente que busca, a pesar de todo, ser feliz y hallar algún sentido en la vida. En su quehacer cotidiano, se deslizan la opresión y el avance del despotismo inmediato. Los protagonistas destacados del lugar, son dos polos opuestos: Carlino, abanderado del "Fascio" y Maciste "Ardito del Popolo", adherente al comunismo.
"Crónica de los pobres...", es de un estilo realista, pero no del realismo árido que a mí no me agrada, sino el sustancioso que ahonda en el interior de los personajes.
Una novela que conviene leer, hoy aquí, sobre todo para aquéllos que creen en el poder mesiánico y autoritario.
J. C. Conde Sauné

martes, 15 de junio de 2010

Poema Nº 14 ( Cuaderno I ) * Los recuerdos

Fue mucho tiempo atrás
en el recuerdo
en el viento
de los últimos cinco en caramelos.

Tanto me remonto,
que no alcanzo a ver
su pinta de pobre.

Sólo tengo presente
a su padre
con los zapatos
gastados de agitar rebeldías.

Cuando la huelga
y los policías.

Después su cara
llena de sangre;
es muy poco,
pero me acuerdo bastante.

J. C. Conde Sauné

viernes, 11 de junio de 2010


En 1919, después de muchas idas y venidas , se le otorgó a Marcel Proust el Premio Goncourt, que es una suerte de Premio Cervantes a la francesa.
Fue luego de grandes cabildeos, que por su gran novela "À l'ombre de jeunes filles en fleur", que consiguió dicho premio. Primero se había acordado, que era para escritores menores de 35 años y Proust contaba ya con 48 años.
Edmond Goncourt, en su testamento, había establecido como una condición la juventud; pero sobre todo, originalidad y talento y búsquedas nuevas en el pensamiento, amén de la forma. El autor de la serie "À la recherche du temps perdu", vaya si reunía esos requisitos, salvo la edad.
Parece que León Daudet, uno de los miembros del jurado, luchó a capa y espada, para que se le otorgara el premio que cumple, ahora en el 2003, cien años.
Quería hacer una reflexión, al margen de premios y distinciones. Es cierto, que un premio ayuda a un escritor a ser conocido o más nombrado, pero nada más que eso. ¿Cuántos premios Goncourt, Cervantes y Nobel, uno recuerda y lee en la actualidad? Pero también es indudable, que Proust, Onetti y Faulkner, para citar ejemplos puntuales de cada premio, siempre van a ser recordados y leídos.
27-12-2003 * J. C. Conde Sauné

martes, 8 de junio de 2010


Releer es un vicio, que niega la posibilidad de conocer nuevos libros. Volví a leer, en francés, en una vieja colección de Gallimard "Série noire", la novela policial de James Hadley Chase "The things men do"; publicada en francés como: "Ca n'arrive qu'aux vivants". Apartada, entre las que me gustaron.
Magnífica novela, Chase asombra por su construcción formal, con poco detalle y más introspección de los personajes; que es la ficción de mi gusto y quiero ver, en el cine, trabajada de la misma manera.
La clásica parquedad de la novela inglesa y en la mejor línea de Colin Dexter, G. K. Chesterton o Wilkie Collins. Escrita por estos maestros, la novela policial deja de ser un género pasatista, para entrar en lo perdurable. Me agradó, volver a leer este libro; creo que es bueno, a veces, ver de nuevo lo que se ha dejado atrás.
J. C. Conde Sauné

viernes, 4 de junio de 2010

Poema Nº 13 ( Cuaderno I ) * Los recuerdos

cansado de esperar algo
se acuesta con su vino
dice que el sol apareció congelado aquella noche como hielo muriendo en sus ojos en todas las horas lo vio iracundo en el alcohol vidrioso y así incrustarse hasta hacer saltar las raíces del ser sin una verdad sin nada como cuando era pibe y vivía de inocencia pensando en su padre un gigante que trabajaba y traía plata y a veces alegría pero casi siempre un gesto áspero en la cara y gritaba-gritaba: qué querés que haga ya me tenés cansado... y después iba al armario y sacaba la botella... despaciosamente... como un rito hasta quedarse dormido luego de haberla vaciado y veía a la madre sacándole la ropa... un sol moribundo era la cara de su padre...
todas las noches se duerme
acurrucado en la impotencia
muerto en el crucifijo sin porvenir
J. C. Conde Sauné

martes, 1 de junio de 2010


"El arco", es la tercera película de Kim Ki-Duk que vemos. El cine de este realizador surcoreano, realmente fascina. Antes: "Primavera, verano, otoño, invierno..." y "Hierro 3", ponían en evidencia su cine tan particular; en donde la cámara, muy a lo Bergman, estudia la reacción de sus personajes. Un guión, como en sus otros films, muy escueto. Kim Ki-Duk prefiere jugar con las sensaciones y allí su mundo, aparentemente, extraño para nosotros, donde el entorno es muy importante. Aquí un viejo pescador, retiene a una niña que es buscada por los padres, sin conocer su paradero. La chica crea una dependencia con él, que espera que cumpla 17 años para casarse con ella. Es entonces, donde aparece un tercero en discordia, un joven, que gusta de la chica. Todo parecería terminar en un triángulo amoroso, pero Kim Ki-Duk da un giro y el drama toma otra perspectiva.
Con el actor principal Jeon Gook-Hwan y la actriz Han Yeo-Reum, arma una trama de una belleza formal impagable. Quizás, no lo niego, a mí me parezca sorprendente por ver otras pautas culturales; pero al adentrarse en el argumento, las situaciones en esta y las dos películas citadas, anteriormente, no son muy ajenas a nuestras vivencias.
J. C. Conde Sauné