jueves, 30 de agosto de 2012

Releo a menudo, una edición bilingüe de 1976 de "Librerías Fausto". Es una selección de "Poetas norteamericanos contemporáneos" a cargo de E. L. Revol, con un estudio preliminar, notas y también una óptima traducción de su autoría. Están los poetas más importantes: Conrad Aiken, E. E. Cummings, T.S.Eliot, Robert Frost, Edgar Lee Masters, Marianne Moore, Sylvia Plath, Ezra Pound, Laura Riding, Muriel Rukeyser, Wallace Stevens y William Carlos Williams; entre los 45 que contiene el libro. Hay un sólo verso de Laura Riding (1901-1991). Según Revol: "residió largo tiempo en Inglaterra, casada entonces con el poeta y novelista Robert Graves. Profundizó con espíritu filosófico en el "nonsense" e ideó, mucho antes que Henri Michaux, un reino metabiológico de criaturas extavagantes, que pueblan buen número de sus composiciones poéticas. En 1938 apareció la primera edición de sus "Collected Poems". El verso de referencia, publicado en la selección, "El viento sufre", consta de seis cuartetos que son antológicos. Aquí el primero de ellos: "The wind suffers of lowing,/ The sea suffers of water,/ And fire suffers of burning,/ And I of a living name. (...)". *** "El viento sufre de soplar,/ El mar sufre de agua,/ Y el fuego sufre de arder,/ Y yo, de un nombre de vivir".
Siempre quise leer algo más de ella, pero en las librerías no encontré nada; quizás ahora en Internet. Le debo a Laura Riding, el ánimo de ir despidiendo este agosto lluvioso, frío y húmedo con la calidez de un verso suyo.
J. C. Conde Sauné

viernes, 24 de agosto de 2012

Con el Poema Nº 64 (Cuaderno I), escritos entre 1966 y 1983, termino la publicación, en mi blog, de este cuaderno de poesías. El (Cuaderno IV) es casi contemporáneo, fue escrito entre 1968 y 1988; algunos ya fueron publicados en mi  "Breviario...", pero ahora lo pienso hacer de manera ordenada. El (Cuaderno II), dedicado al tango, lo comencé en 1960, pero quedó en 28 poemas; el último es de 1987. El (Cuaderno III), son poemas escritos en francés (un total de 62), lo empecé en 1972 y los últimos son del 2006. Y el (Cuaderno V), es una "mélange" que arranca en 1988 con poemas dedicados al jazz, unos referentes a Paul Klee y sus "Figuras y máscaras" (en 1997) y otros sin temática alguna, el último del 2008.
Pienso siempre en sentido poético o, al menos, trato de hacerlo. La poesía y la música son mi refugio y le hacen bien a uno. Para mí, el grave error de buena parte de la humanidad, es aferrarse sólo a lo material y desdeñar la creación artística.
En una fracción del poema "La lágrima", dedicado a un dibujo de Klee, escribí: (...) Klee es un niño,/ una lágrima que crea,/ poesía que vence a la muerte/ y vida que nutre sus dibujos./ Klee es un niño/ con un carbón en la mano,/ capaz de llenar con grafittis/ las paredes decadentes del mundo/ y reír sobre esa lágrima.
J. C. Conde Sauné

martes, 21 de agosto de 2012

Poema Nº 64 ( Cuaderno I ) * Variaciones

Vuelan los días, vuelan las horas hacia el acontecer nuevo. Sueña la noche, sueña el día con el acontecer nuevo. Sonríen los árboles en las plazas y juegan los chicos por adelantado, porque tarde o temprano acaecerá lo nuevo. También en las rutas, en los rascacielos y en las casas más humildes, lo nuevo va barnizando con su matiz de espera...
Aquí me pongo a volcar tinta, por lo nuevo y para que lo viejo, se ahogue.

J. C. Conde Sauné    *   ( A fines del 1983 )

viernes, 17 de agosto de 2012

"Manderley" el filme de Lars Von Trier, continúa la trilogía USA, todavía no completada, que inicia con "Dogville".  Se desarrolla la trama, en una plantación de algodón en Alabama en el año 1933. Las condiciones de vida, para los negros, no ha variado y son explotados en forma despiadada. Y ahí llega Grace (Bryce Dallas Howard), hija del patrón que trata de imponer nuevas condiciones de vida para los explotados. Ignora que éstos ya han creado un sistema, aún con humillaciones, menos cruento para sobrevivir. Von Trier emplea una técnica rudimentaria y efectiva, no hay exteriores, todo se filma como en un escenario teatral, con guión espontáneo y poca atención a la iluminación del ambiente; cámaras manuales y planos fijos, diría una técnica muy bergmaniana, donde pone especial cuidado en la actuación de los protagonistas, de un nivel parejo y excelente. Se destacan, aparte de Dallas Howard, Isaac Bankolé, Danny Glover y Willen Dafoe.
Hay mucho para reflexionar sobre ese gran país, que siempre soñó con ser le faro del mundo, pero adolece de condición ecuánime para serlo y sólo apostó al consumo desigual. Es cierto que Von Trier no descubre nada nuevo, esto ya lo habíamos visto en algunas películas de Spike Lee y leído en Faulkner, Carson Mc Culler o Toni Morrison. Pero la paradoja en "Manderley", es que alguien de afuera, un danés, lo vea como algo fatal y sin solución para la clase desposeída (como vemos, también nosotros,en nuestro país). Ahora el color ya no importa, si se ha logrado tener dinero y buena posición social. En "Manderley", aunque eso no se destaque, uno lo puede soslayar. Se tolera la humillación, con una paciente espera para la revancha.
30-12-2007   *     J. C. Conde Sauné 

martes, 14 de agosto de 2012

Entre los CD que escucho con frecuencia, está uno difundido por la "Blue Note": Michel Petrucciani (solo piano) - "Promenade with Duke". Es un registro excepcional, donde Petrucciani coloca a Ellington en una posición de músico clásico de concierto. La formación europea de Petrucciani, hace que la raíz negra en las composiciones de aquél, conlleve un género concertista en los lindes del jazz. Algo que ya habían hecho, entre otros, Bill Evans y Dave Brubeck, en este último priva la influencia de Bach y Darius Milhaud, y en Evans cercanías a Chopin y Schumann. Yo disfruto con las dos corrientes jazzísticas, me gustan tanto Monk o Basie como Evans y Petrucciani. Por otra parte, hubo pianistas que se sintieron cómodos tanto en una  u otra tendencia, por ejemplo Art Tatum y John Lewis; y funden, a veces, los límites.
Volviendo a Michel Petrucciani, la grabación que comento contiene nueve temas del gran Duke: "Caravan", "Lush life", "Take the A train", "African Flower", "In a sentimental mood", "Hidden joy", "One night in the hotel", "Satin doll" y "C-Jam blues". Este CD es notable por donde se lo escuche. A medida que uno lo hace, como en este sábado que pasó, encuentro que "Hidden joy", mi preferido, ahora ocuparon su lugar "Lush life" y "One night in the hotel". Y así, iré descubriendo nuevas vetas, en las composiciones de Ellington, con las magnificas interpretaciones de Michel Petrucciani.
J. C. Conde Sauné

viernes, 10 de agosto de 2012

En junio de este año, mi "Breviario del ocelote" cumplió 5 años en Internet. El que llevo escrito en mis cuadernos 16 años, lo empecé en julio de 1996. Fue algo espontáneo, que surgió al ordenar mis papeles sueltos. Cuando uno trabaja todos los días, por el sustento, es un poco dificultoso crear algo y ordenarlo. Hay que ver lo que tiene algún significado y conservarlo. Me encontré con retazos de posibles cuentos o novelas, pequeños ensayos, poemas y otros que no pude acordarme para qué los había anotado. La poesía es un poco más fácil de clasificar y ordenar, pasaron sin ningún problema, a cinco cuadernos aparte. Los cuentos terminados, los pasé por lo menos a máquina y quedaron ahí para una posible revisión.
Entonces cuando comienzo a publicar en mi blog, me encuentro con once años de retraso. Pude ir intercalando, a lo largo del blog, algunos artículos o notas; colocando la fecha, si la situación lo requiere. Esto es, un poco, la cocina de mis escritos; creo que es similar al de otros escritores. Salvo los que tienen un método preciso, de ir escribiendo, corregir y publicar al toque. Yo no sé, si me sentiría cómodo en ese trance. A mi me gusta escribir y dejar reposando un tiempo, como los vinos, y recién probar si puedo valerme de esos escritos. En fin, son métodos. Ya lo decía Nietzsche: "Las ideas son las ideas, pero lo importante es el método".
J. C. Conde Sauné

martes, 7 de agosto de 2012

Parafraseando a Alfredo Le Pera, el siglo pasó  y el mundo sigue andando. El 31 a la noche, creo que hubo tres o cuatro habitaciones ocupadas en el hotel que trabajo; que ya andaba tecleando. Estaba terminando mis tareas de recepcionista, en la parte administrativa, que consiste en cerrar el día anterior y abrir el nuevo en los libros, cuando apareció M. Ch... en la recepción. Él era uno de los ocupantes del hotel, me saludó dándome  buenos augurios para el año nuevo, eran las 0.15 hs , día primero del esperado 2000; realmente no sé para qué. Se propuso ir a buscar alguna bebida para festejar, pero todos los negocios y boliches estaban cerrados y en el hotel sólo hay agua mineral, té o café para tomar a la noche porque el bar está cerrado. Se quedó conversando conmigo, hablándome de sus amores contrariados con una tal Rita y que no pudo verla por un enojo que había tenido con ella. Se lo veía triste y desanimado. Siempre charla conmigo, porque soy el único que habla francés en el hotel. No sé en que momento me puse a cantar, para animarlo, una canción de Georges Brassens: "Tout est bon chez elle, il n'y a rien a jeter. Sur l' île déserte il faut tout emporter...". Entonces se le iluminó el rostro y me dijo: "¡attendez!". Subió a su cuarto y volvió con un libro de "poche" que contenía las canciones de Brassens. Lo hojeé y me dediqué a cantar algunas de las canciones que conocía. Reconfortado M. Ch..., me acompañó en alguna de ellas e hicimos un hermoso dúo desafinado. Así hasta agotar el repertorio, es decir las canciones que yo conocía del gran Georges. La tristeza volvió a su cara, bostezó y dijo: "je vais me coucher, il est trop tard. Amusez-vous avec leur travail". Miré el libro, que me faltaba terminar ocupado como estaba en mi empeño como "chansonnier".
Cuando M. Ch... se fue, me quedé mirando hacia la calle Paraguay, ni un coche, ni una persona, nada... No sé porqué me acordé, que ahí no más a 50 metros en Paraguay y Alem, habían transcurrido nueve años de mi vida trabajando en la que era la Editorial Abril. Ahora este hotel, el siglo había terminado. Sin estridencias ni júbilo, sin pena ni gloria. O con más penas que gloria, Me dije: un años más remontar, como la piedra Sísifo. Ni Brassens y M. Ch... y menos, aún, Rita la esquiva amante, pudieron detener el paso del tiempo. Luego se oyó un gato maullar en la calle y el mundo siguió andando. Merci , drôle chat.
3-01-2000   *   J. C. Conde Sauné 

viernes, 3 de agosto de 2012

RESPONSO PARA ANÍBAL TROILO


Dogor volvés en cada madrugada,
cuando casi no queda whisky ni esperanza.
Volvés y en la misma esquina de escolaso
y mishiadura, de los primeros años, están:
Centeya, Barquina, Homero, Catunga y
alguno que otro colado, porque tu whisky
es buenazo y alcanza para todos.
Tus fueyes andan ahora en otras manos:
el "gato" Astor y el "pardo" Piro,
también herederos de tu raza inaudita,
la que derriba olvidos y postergaciones
y vence la herejía de vivir sin soñar
con un cielo de tango, parecido al tuyo.
¿Cómo vivir, no sintiendo que una noche
la vida se nos escapa por entre las rodillas?
Mientras buscamos otras nadas, otros misterios
y la realidad es que la pasamos
amasijándonos en un jotraba.
Sí, tiene que haber tiempo para
que tu fueye nos acaricie los oídos,
cuando volvemos cansados a casa, embroncados,
con la vida y con la suerte, con ganas de
desquite y de crear algo trascendente.
Entonces Pichuco, es cuando tu fueye hace falta.

J. C. Conde Sauné